martes, 7 de mayo de 2019

Para la reflexión

Miro un cartel electoral colgado en la farola... y pienso:
No hay un partido perfecto. Todos han cometido errores.
Los que no hacen nada son los que no se equivocan.
Cuando nos hemos manifestado a favor del feminismo, nunca nos hemos preguntado de qué partido éramos, nos hemos unido contra la opresión, sin más. No entendemos que somos obreros, porque el que no maneja los medios de producción lo es. No deja de recibir un salario a cambio de un trabajo. El problema es el miedo que tenemos a perder nuestro nivel de vida: eso nos hace mirar hacia otro lado ante los problemas acuciantes que nos envuelven.

Recojido de la novela 'Siempre fuimos más jóvenes que hoy' de Magdalena Gómez Amores

No hay comentarios:

Publicar un comentario